OTROS IDIOMAS (ABONO PREMIUM)

DESCARGA DE MUSICA

ESTAMOS EN FACEBOOK

1ª TEMPORADA DE GITANEO

Blog

DE GITANEO presenta esta semana un especial a ROSARIO FLORES

137Views

A principios del año 1963, el matrimonio formado por el guitarrista Antonio González “El pescailla” y la artista Lola Flores junto a sus dos hijos, Lolita y Antonio,  se marchan a América, concretamente a Los Ángeles y a México para rodar una serie de películas; entre ellas “De color moreno”  y “La gitana y el charro” ambas del director Gilberto Martínez. Es durante el rodaje de ésta última donde Lola Flores se da cuenta de que está embarazada de nuevo.

Una vez concluido el rodaje y los compromisos profesionales del matrimonio en América, regresan a su casa de Madrid, donde Lola aguarda los últimos meses de embarazo.

El 04 de noviembre del año 1963, Lola da a luz a su tercer hijo. Es una niña y deciden ponerle el nombre de su abuela materna, Rosario.

A las siete de la tarde del día 25 de noviembre, en la Parroquia de la Concepción de Madrid y como padrinos de bautizo Carmen Sevilla y el bailarín Antonio, recibe las aguas bautismales Maria del Rosario y del Carmen González Flores. A la fiesta acudieron un centenar de artistas y personajes famosos entre ellos Estrellita Castro, Pedro Chicote, Alfredo di Stéfano, Paquita Rico, Rocío Dúrcal, Augusto Algueró,… Todos ellos se trasladan al restaurante madrileño La Pérgola donde se ofrece una gran fiesta ambientada como no podía ser de otra forma con la guitarra flamenca del padre de la criatura, Antonio Gonzalez El Pescailla, y del baile y el cante de la madre, Lola Flores.

La infancia de Rosario transcurre como la de cualquier niño de su edad, con el único inconveniente de tener unos padres artistas que viajan constantemente.

“Tuve una niñez bastante bonita, me recuerdo feliz, llena de amor, con mucha gente en mi casa, muchos amigos muy graciosos de mi madre, con gente muy artista, con músicos. Fue una niñez con mucho jaleo. Yo era una niña muy nerviosa, muy artista, desde pequeña me gustó cantar y bailar, y siempre lo hacía en las fiestas que daban mis padres. Desde que tengo sentido común quise ser artista. De pequeña jugaba a los conciertos, imaginaba la gente, las luces, el escenario”.

Rosario, que desde pequeña asiste a colegios de gran elite en Madrid, tuvo claro en seguida que lo de estudiar no le gustaba demasiado y que el arte lo llevaba en las venas. Siempre que podía lo demostraba en las fiestas flamencas que sus padres montaban en el domicilio familiar, donde su madre Lola aprovechaba para sacarla a bailar y a cantar al son de las palmas de los grandes artistas de la época que acudían a las famosas fiestas como Camarón o Paco de Lucía entre otros.

Con unos padres como Lola Flores, una de las mayores figuras de la canción española, y Antonio Gónzalez, heredero de la rumba catalana, no era de extrañar que la menor de los hijos del matrimonio, al igual que sus dos hermanos mayores, viniera ya predestinada a ser artista y a propagar la estirpe artística de la familia. 

«Crecí deprisa, era la menor de la familia, participando desde pequeña en reuniones de artistas, de guitarras, de cante flamenco y duende. Mi padre fue el creador de la rumba catalana, que creó inspirándose en los genios de la música caribeña, como Compay Segundo. Le llamaban de nombre artístico «El Pescailla», su estilo fue el que popularizaron más tarde por todo el mundo los Gipsy King, en versión moderna, claro está….”

La primera oportunidad que surge para demostrar el arte que lleva dentro la más pequeña de la familia surge en la película “El taxi de los conflictos” (1969 José Luis Saénz de Heredia y Mariano Ozores) cuando Rosario apenas cuenta con 5 años de edad. Para el número musical de la canción “Que me coma el tigre” que tienen que interpretar Lola y Antonio, deciden incluir en el cuadro flamenco a sus dos hijos pequeños, Antonio y Rosario, en la que fue la primera actuación en la gran pantalla de los dos niños.

En 1977, el productor Luis Sanz en un intento de convertirla a sus 13 años en una nueva niña prodigio del cine español, donde además de actuar también cantara, decide cambiarle el nombre artístico por el de Rosario Rios y así con este nombre debuta en el cine protagonizando “Al fin solos.. pero”.

La película, dirigida por Antonio Giménez Rico, gira en torno a conflictos entre padres e hijos. Compartió cartel con Enrique Guzmán y grabó un single con dos canciones de la película; “¿Qué querrá decir esto?” (Gloria Fuertes) y “Cómo en un sueño” (Oscar Gómez)

El principio de la década de los años 80 le trae a Rosario su primera gran oportunidad para demostrar en la gran pantalla sus dotes de actriz dramática. La oportunidad surge de la mano del afamado director español Eloy de la Iglesia en la película “Colegas” (1982. Eloy de la Iglesia) donde además comparte protagonismo con su hermano Antonio.

«Colegas» le abre las puertas del cine, y por ende plantearse en serio lo de ser actriz. En 1984, interpreta un pequeño papel pero bastante importante en la serie de Tv “Proceso a Mariana Pineda” de Rafael Moreno Alba y  protagonizada por la actriz y cantante Pepa Flores “Marisol”. Rosario hace el personaje de Juanita,  una de las bordadoras de la bandera por la que procesan a la heroína granadina Mariana Pineda. También el mismo año participa en la película de Jorge Sainz “Moraleja” (1984).

Pero aunque Rosario se siente cómoda como actriz, dentro de ella fluye el mundo del baile y del cante, que corre por sus venas queriendo salir de un momento a otro. Es por ello que en el año 1983 decide probar suerte en el mundo de la música.

Durante el verano del 83, Rosario decide meterse de lleno en el mundillo de la música. Es por medio de su hermano Antonio que conoce al productor Carlos Attias, bajita de Miguel Ríos en sus comienzos y miembro del grupo Tabaca.

“Le expliqué a Carlos que es lo que yo quería hacer y cual era mi idea. El me contestó afirmativamente y cuando tuvimos dos o tres temas, nos acercamos a RCA que inmediatamente tuvo confianza en el proyecto”

Para el proyecto cuentan con la colaboración de Raymon Gómez que compone para Rosario la canción ¡Oh, tu música! , de Ricky Morales en el tema “Vuela de noche” que daría título al disco y del guitarrista Paco Palacios. En total son cinco canciones los que compondrían el mini Lp. En cuanto al estilo de la música del disco la propia Rosario lo explicaba así: “Es muy difícil de definir. Es una mezcla de funky, pop y rock, para que te hagas una idea. Lo que si tienes que saber es que soy totalmente consciente del reto que tengo ante mí. Soy totalmente responsable de todo lo que hago y lo que hago en estos momentos es precisamente lo que quiero hacer. No hay más responsables que buscar y soy consciente del riesgo. El disco va a sonar a otra cosa, no va a ser un producto típico español ni estándar La intención es que el disco tenga calidad pero además mucho calor y sabor. En el disco quiero ser yo, salir tranquila en ese aspecto y hacer las cosas que me gustan y que siento. De los cinco temas que vamos a grabar sólo habrá una balada.”

En el folleto promocional del Lp, el periodista radiofónico y crítico musical, Joaquín Luqui, retrata el bautismo musical de Rosario con las siguientes palabras: “Esta es Rosario 1984. Madrileña, con esos desbordantes y dinámicos veinte años recién cumplidos. Con mucha seguridad, consciente de que ante si tiene un desafío difícil de evitar pero la ilusión la hace ser más decidida aún. El talento corre por sus venas y es difícil que algo se resista a la fuerza de su juventud. Pronto seguiremos hablando de Rosario porque sólo nos encontramos en el prólogo de un alarga y apasionante carrera. Con feeling, más que duende, Rosario vuela alto, pensando en ti. Toda una sorpresa en la joven música española. Olvidate y vuela alto. Olvídate de un brillante pasado… y vuela hacia un futuro aún más brillante. Porque lo cierto es que la chica tiene un pasado brillante».

A pesar de los buenos augurios en las palabras de Joaquin Luqui hacia el bautismo musical de la benjamina de los Flores, y toda la expectación creada, el disco pasa sin pena ni gloria y no supone ninguna repercusión ni en el mundo musical ni en la carrera artística de Rosario. El mini Lp simplemente representa una anéctoda en el currículo artístico de Rosario que tendría que esperar otros 8 años más para despegar musicalmente.

En 1985 participa en el rodaje de la película “Delirios de amor”, basada en cuatro historias de amor, independientes entre sí y realizadas por otros tantos directores noveles; Antonio González-Vigil, Luis Eduardo Aute, Cristina Andreu y Félix Rotaeta. Rosario aparece como protagonista de la historia dirigida por la directora novel Cristina Andreu.

En 1986 un nuevo guión cinematográfico llama la atención de Rosario. Se trataba de “Calé” de Carlos Serrano. De nuevo y al igual que ocurriera en “Colegas” comparte cartel con su hermano Antonio, además de la actriz Mónica Randall y el actor Joan Miralles.

En el teatro hace su debut el 25 de febrero de 1987 en la obra teatral Pato a la Naranja sustituyendo a la actriz Lidia Bosch, una divertida comedia de Douglas-Home,  protagonizada por Arturo Fernández y que se representa con gran éxito en el escenario del teatro Infanta Isabel. El papel de Rosario es la de la sensual secretaria Patricia.

Los años 1987 y 1988 son quizás los años más fructíferos y de más trabajo cinematográficos de la pequeña de los Flores.  A su debut en el Teatro junto a Arturo Fernández, se le suman diversos papeles tantos para series de televisión como para la gran pantalla; “Diario de invierno” , “Entreacto” y la participación en la series de televisión “Gatos en el tejado” y “La intrusa” completan dos años de intenso trabajo que la consolidan definitivamente como actriz dramática.

La década de los 90 le trae a Rosario su primer y única nominación, por el momento, a unos premios Goya como mejor actriz de reparto por la película “Contra el viento (1990) opera prima del realizador gaditano Paco Periñán, donde Rosario comparte cartel con Emma Suárez y Antonio Banderas.

En 1991 rueda junto a Carmen Maura “Chatarra” del director Féliz Rotaeta y en 1992 participa en el primero de los seis episodios que componían la serie de TV “La mujer de tu vida” llamado “La mujer duende” dirigida por Jaime Chávarri, en el que sería una de sus últimas actuaciones como actriz antes de comenzar su carrera musical.

La complicidad que siempre unió a Rosario con su hermano Antonio, les lleva a componer y crear canciones juntos en lo que posteriormente se convertiría en el primer disco “serio” de la cantante.

“De Ley” (1992) nace de la magia, la espontaneidad y la inspiración de los dos hermanos, y de la ayuda de algunos de los mejores músicos del país como Fernando Illán y Arturo Soriano en los arreglos y la producción. Colaboraciones de flamencos de la talla de Raimundo Amador, Gerardo Núñez y Juan Carmona en las guitarras, percusiones y palmas y el cantante y letrista Manolo Tena que firma dos de los temas que componen el disco. Y tampoco podía faltar la colaboración de la familia, aparte de Antonio Flores que coescribe con Rosario seis de las canciones y firma dos en solitario, también colabora en el disco Lolita que hace coros en “La Gaviota”.

Todo ello, unido a la frescura y la espontaneidad de Rosario, hicieron De Ley un álbum único del pop español, con fusiones que van desde la rumba flamenca hasta el rock y el funk, pasando incluso por el Blues y la bossa-nova.

“De Ley” se convirtió pronto en uno de los discos más vendidos de aquel año, consiguiendo incluso varios premios, entre ellos el Ondas a artista revelación.

La presentación del disco en directo en la Sala Morroco de Madrid, el siete de abril de 1992, confirmaron la fuerza y la energía que la menor de los Flores tenía encima de un escenario, y que lo de cantar y bailar lo llevaba en los genes. Precisamente, esa fuerza y energía, el carisma y la garra que Rosario ponía cada vez que se subía a un escenario, sería su mayor carta de presentación y lo que la afianzarían como una de las mejores artistas del país.

La gira De Ley,  la llevaría a recorrer y actuar gran parte de la geografía española entre los años 1992 y 1993, visitando multitud de ciudades y escenarios del país, entre ellos el de la plaza Sony en la Expo 92 de Sevilla el dos de junio de 1992.

“Antonio y yo somos una misma energía. Es mi amigo, mi hermano, mi colega y también mi  poeta particular” (El País, 1995).

Tras el arrollador éxito de su debut con “De Ley”, Rosario lanza al mercado su segundo disco “Siento”. Un trabajo todavía más logrado que el anterior, más definido, donde se ensamblan aún mejor las múltiples influencias ya apuntadas en el otro; flamenco, pop, Funk, sonidos latinos… Las colaboraciones, de nuevo, son de lujo; Raimundo Amador, Tino di Geraldo, el grupo Ketama y de nuevo Lolita haciendo voces en “Ese beso”. De nuevo todas las canciones están compuestas por Antonio Flores, que una vez impregna ese estilo tan particular a todos los temas creando y afianzando un estilo propio a la música de Rosario. Y para rematar, una canción firmada por la propia Lola Flores “Sus fantasías” un tema que habla de las  “locuras”  de su hijo Antonio.
La carta de presentación del disco, el primer single “Estoy aquí”, firmado por Antonio Flores, Rosario y Arturo Soriano, es un tema potente, con mucha fuerza, que mezcla con gran agudeza  el funky y el flamenco. La frase inicial, la de “estoy aquí, aquí solita”, caló tanto que se convirtió en casi un refrán popular. “La hicimos simplemente como una canción vacilona sobre alguien que te gusta sin remedio”.

En 2001 regresó al cine, nada menos que de la mano de Pedro Almodóvar, en su filme “Hable con ella” (ganador del Globo de Oro como Mejor película y del Oscar a Mejor Guión Original).

En 2004 publicó otro álbum, “De mil colores”, con el que consiguió su sexto disco de oro. En éste, compuesto por la propia Rosario, se mezclan la rumba y la bossa. Su obra más reciente, la octava de su trayectoria, es la que editó en 2006, llamada “Contigo me voy”. La artista reconoció a este álbum como su trabajo “más sólido, maduro y coherente”.

Ya lleva una carrera de 22 años, donde se encuentra consolidada, con un estilo único que es reconocido no sólo en España sino también en toda Latinoamérica.

En cuanto a su vida sentimental, estuvo en pareja con el argentino Carlos Orellana, con quien tuvo a su hija Lola el 2 de octubre de 1996. Tras la separación de éste se la relacionó con un tal Igor, otro argentino. Actualmente, y desde 2002, está con Pedro Lazaga -ayudante de dirección de Almodóvar, al que conoció durante el rodaje de “Hable con ella”-, con quien tuvo el 21 de enero de 2006 a su hijo, Pedro Antonio.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
x

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.

I accept I decline Centro de privacidad Configuracion de Privacidad Learn More about our Cookie Policy